Calidad, medio ambiente y responsabilidad social

Plenario de Desarrollo Sustentable y Medio ambiente - Fundamin 2005

Por Guillermo García, experto representante del sector empresarial de los países en vías de desarrollo para la elaboración de ISO 26.000 sobre Responsabilidad Social.

La “tercera generación” de estándares de calidad tiene por objetivo integrar los aspectos económicos, ambientales y sociales. La inserción de los países en desarrollo en el mundo global, el fuerte impulso al comercio, al desarrollo social, y a las regulaciones Internacionales son desafíos empresariales para el nuevo milenio que hablan de la competitividad y de la gestión responsable. Sobre este tema, y más específicamente de la ISO 26.000, se extendió Guillermo García (*) en el Plenario de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente que organizó FUNDAMIN en el marco de Mines & Tech 2005.

La norma ISO 26.000 tiene entre sus objetivos la prosperidad, la reducción de pobreza, y el mejoramiento de la calidad de vida. En relación con el medio ambiente, quiere proteger la salud de las personas y al patrimonio natural. Y en cuanto al aspecto social, asegura justicia y equidad social, la preservación de patrimonio histórico-cultural, la participación ciudadana, etc.

Marco preliminar definido para la Norma

La ISO 26.000 constituye una guía para identificar y abordar la Responsabilidad Social. Proporciona una orientación práctica para operacionalizar el concepto, identificar y comprometer a los stakeholders, y elaborar informes sobre el tema.

Asimismo, promueve una terminología común que propicia la conciencia sobre la Responsabilidad Social, voluntaria y por sobre las exigencias legales. Actúa sobre áreas internas y externas de la organización:

- Interna: trabajadores, colaboradores y familias

- Externa: comunidad y Medio Ambiente

También, propicia sistemas orientados a determinar impactos y resultados, indicadores medibles, y medios de verificación.

Orientación preliminar de la norma

El Respeto a los derechos humanos, a la diversidad cultural y al medio ambiente son transversales a la hora de pensar la norma ISO 26.000.

Las condiciones socioeconómicas y calidad de vida según la prioridad de trabajadores y comunidades locales constituyen una implicancia relevante en la elaboración de la norma.

Por otra parte, postula mecanismos de identificación de stakeholders y procedimientos de participación, comunicación e información con los distintos stakeholders reportando de manera transparente y haciendo verificable el desempeño. De este modo, se pueden promover alianzas entre la empresa privada, la sociedad civil y el Estado.

Algunas políticas de gestión son: la seguridad en el trabajo, la salud ocupacional, la Capacitación y Entrenamiento, los antimonopolios, la protección Medio Ambiente, igualdad de Oportunidades, el conflicto de intereses, las relaciones con Stakeholders, la diversidad Étnica/Cultural y el acoso en el trabajo.

Algunos riegos, algunos desafíos

La competitividad global es un desafío a nivel macro de la norma ISO 26.000. Si bien se vacila por la vulnerabilidad y las barreras comerciales que puedan emerger, puede llegar a marginar o favorecer la actividad económica informal y los sistemas de gestión desconocidos o precarios. Esto conllevaría a un distanciamiento del mundo formal (oficial) y del mundo real. Y podría tener un efecto de reducción de pymes, lo que puede conducir a un impacto social.

En el ámbito de lo micro, se puede mencionar la aptitud suficiente para obtener y mantener la ‘Licencia para operar’. También está el tema de costos, y la sistematización de Responsabilidad Social con criterios de sociedades desarrolladas. Es un nuevo sistema orientado a certificación que presiona a las empresas respecto de responsabilidades del Estado. Existe una responsabilidad creciente sobre cadena de suministro y un impulso en la generación de grandes empresas, lo que reduce la competencia.

Desde una perspectiva empresarial, las oportunidades son el ordenamiento conceptos hasta hoy confusos, la identificación roles y responsabilidades de cada skateholder, propiciar encuentros y facilitar alianzas entre pymes - empresas grandes – trabajadores – gobierno y sociedad civil. También se alinean criterios, reducen conflictos y litigios.

Tareas

Reconocer tendencias y la dinámica global, revisar sistemas de gestión propios, involucrarse en forma oportuna, anticipar el reconocimiento y la interacción con los diferentes grupos de interés, y asegurar el proceso visión de países emergentes son, entre otros las labores que se debe proponer la norma ISO 26.000.

A su vez, es urgente el fortalecimiento de los Comité Espejo de Organismos Nacionales de Normalización, la incorporación a trabajo de los TGs como así también establecer diálogo entre ellos, la incorporación de visión pymes, la exploración de las alianzas internacionales (Sociedad Interamericana de Minería), y eventualmente la participación en plenarios ISO.

Etapas clave del proceso de la norma ISO 26000

Entre los años 2005 y 2006, se espera la preparatoria del 1er borrador. En 2007, tener avanzados los Trabajo comités. Para el 1er semestre 2008, poder aclarar consultas, comentarios, etc. En julio-Sept ’08, tener la aprobación, y para oct. 2008, tener la publicación de la norma ISO 26.000.

bannerasociese

NOTAS RECOMENDADAS

En el boletín de la semana anterior hicimos referencia a la convivencia productiva entre la industria minera y la agricultura, y esta vez le toca

...

Entre tanto ruido urbano y noticias superfluas, todavía es posible destacar casos que inundan nuestra mente de esperanza, ya que se elevan cualitativamente sobre el

...

El proyecto "Plan Maestro de Minería 2014 – 2020" fue promulgado por el Poder Ejecutivo de San Luis luego que fuera aprobado por unanimidad en la

...

La Minería junto con el sector Petrolero, el rubro del Gas y la Alta Tecnología serán las actividades mejores pagas según se prevé para el año

...