Minería y Vitivinicultura: una asociación con futuro

En el boletín de la semana anterior hicimos referencia a la convivencia productiva entre la industria minera y la agricultura, y esta vez le toca el turno a la vitivinicultura. Si bien los

detractores de siempre suelen ponerlas en polos diametralmente opuestos, lo cierto es que ambas industrias pueden no solo convivir sino al mismo tiempo, alcanzar desarrollos de alta calidad para el país.

El geólogo y enólogo mendocino Luis Fontana posee una mirada de alto interés acerca de la posibilidad de convivencia entre la minería y la vitivinicultura. Fontana trabaja en el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y sus acciones funcionan tanto en la actividad vitivinícola como en la minera, de manera que logra establecer entre ambas relaciones muy ricas.

Fue durante el encuentro organizado por la Secretaría de Minería de la Nación y el SEGEMAR, donde Fontana ofreció una conferencia sobre la relación directa de la minería y la geología con la vitivinicultura, y donde señaló de modo tajante: “se puede desarrollar ambas actividades en una misma provincia”.

Con meridiana claridad, Fontana se explayó acerca de las relaciones entre ambas industrias, sobre la realidad nacional y realizó algunas proyecciones para solucionar los problemas actuales. Veamos, entonces, algunos highlights de sus ideas:

En lo estrictamente vinculado a la relación Minería y Vitivinicultura, Fontana explicó que “son actividades compatibles y necesarias las dos. No es una disyuntiva. Las dos actividades generan sus impactos ambientales. Esto es natural porque cada vez que el ser humano encara alguna actividad económica, produce alguna alteración o impacto al medio ambiente. Lo que hay que hacer es controlar y cuidar que todo sea lo más armonioso posible.” De esta manera, ahuyentó fantasmas, y puso el acento donde hay que ponerlo: la actividad debe estar controlada por los más altos estándares de manera tal de no afectar el ambiente.

Fontana encaró, a su vez, el tópico que abreva en la convivencia en una misma provincia entre ambas industrias señalando con seguridad que esto es altamente factible, y añadiendo: “Hay recursos, como el agua, que son críticos y pueden ser muy importantes para ambos sectores, pero cuando hablamos de provincias como Mendoza o San Juan, hablamos de un tres por ciento de superficie cultivada, todo lo demás es montaña y desierto. Y aunque, generalmente, la minería se desarrolla en esas áreas, el recurso crítico que es el agua, tiene que ser usado con estricto control. Somos un país pobre y no podemos darnos el lujo de abandonar una actividad productiva. O en todo caso, hagamos estudios y analicemos. Tampoco es cuestión de dilapidar nuestro presente y nuestro futuro en las generaciones que nos sucedan destruyendo el medio ambiente”. El geólogo y enólogo posa de esta manera una mira panorámica que le permite ver el “todo” que atañe a la cuestión productiva del país. En este sentido, logra advertir diferentes conexiones entre ambas industrias que se deben tener en cuenta si lo que se busca es crecer.

Frente al tema de la susceptibilidad de la vitivinicultura hacia la minería, Fontana agudizó la mirada y puso vital énfasis en la comunicación, la circulación de la información y la mano de obra: “Creo que es por una suma de hechos. Por un lado, siempre existe la desconfianza de la gente hacia las grandes empresas de afuera con respecto a situaciones que se pueden haber dado en otros momentos, en algún lugar. Aunque también influye la falta de información. Por otro lado, hay problemas concretos de faltante de mano de obra. Desde la devaluación hubo mucho inmigrante golondrina que dejó Cuyo y eso se ha notado en la cosecha. La actividad minera tiene una demanda grande de mano de obra también. Por ese lado, en algún momento se puede generar conflicto.”

Complementariamente a lo dicho, también se refirió a la realidad social y laboral subrayando la idea de que al ser un país pobre la administración de los recursos debe ser optimizada. “Somos un país pobre, tenemos que ser concientes. Las legislaciones han cambiado. Siempre pongo el ejemplo de dos diques muy importantes que se hicieron para regular caudales, pero también para abastecer ciudades: el de San Roque en Córdoba y el Potrerillos en Mendoza. El San Roque fue hecho en una época en la que prácticamente no existían leyes reguladoras ni evaluaciones de impacto ambiental y el agua hoy es un desastre. Están luchando para tratar de sanearlo, el crecimiento urbano fue tan grande y los desechos que tiraron al lago son impresionantes. En cambio, Potrerillos se hizo cuando ya estaba la nueva legislación y de entrada se prohibió un montón de actividades que se permitían en el San Roque.” Las palabras de Fontana marcan un nítido contraste que otorga una dimensión significativa y esencial a las evaluaciones de impacto ambiental. Mientras que el “antes” esta signado por la carencia de elementos de protección ambiental, el “presente” es completamente distinto dada la legislación y el respeto hacia ella.

La percepción de Fontana no sólo remite al contexto local sino que también toma en cuenta la inserción de Argentina en el concierto internacional. Señala categóricamente: “nos estamos metiendo en los países del nuevo mundo vitivinícola. Nuestros rivales en precio y calidad son Chile, Australia y Sudáfrica. Pero esos países son más conocidos por su minería que por su vitivinicultura. En esos lugares hay debates y cuestionamientos, pero también más tranquilidad. Nadie grita. Nadie va por el sí o el no.”

En este sentido, se expidió sobre la minería señalando “se está hablando de la gran minería que a muchos asusta, pero si se toma las precauciones no hay mayores inconvenientes. Hay minas en California, Estados Unidos, que son colindantes con viñedos. Sudáfrica pasa por situaciones similares, claro que también hay mucho control. Y luego añadió: “es algo que parte del refrán que dice que la minería es la madre de todas las industrias. Curiosamente, lo mismo pasa con la vitivinicultura en Cuyo, porque siempre fue la actividad más importante y muchos de los insumos que utiliza provienen de la industria minera. Lo que se ve es que hay un crecimiento muy grande en las dos actividades y habrá conflicto.”

Tomando esto ultimo como diagnóstico a resolver, el geólogo mendocino en carácter proactivo profirió algunas ideas que operarían como soluciones a los conflictos mineros. “La información y el diálogo. La actividad minera, tanto la estatal como la privada, no oculta nada. La información está, pero creo que han errado al no saber comunicarlo en una forma más llana.” Luego dio más cuerpo a esta idea aludiendo a que “también hay que saber separar la paja del trigo con respecto a algunos medios de comunicación, que buscan crear un impacto con la noticia más que informar. Y si no se sabe responder con tranquilidad y con hechos a esa sensación de desinformación, a la que se suma que estamos en un periodo eleccionario, se crea una atmósfera enrarecida.”

Las palabras de Fontana son cristalinas y dejan en claro la vitalidad de la industria minera, “la industria madre de todas las industrias”. Es esto lo que hay que comunicar y hacer saber. La gran mayoría de los instrumentos que hoy utilizamos –y necesitamos- para vivir en este mundo son producto de la industria minera. Además de esto, hoy la minería esta trabajando con estándares de calidad muy altos que hacen que la protección del medio ambiente esté garantizada y que todos podamos gozar del mismo.

bannerasociese

NOTAS RECOMENDADAS

La realidad actual es tan dinámica como compleja, más aun si pensamos en contextos tan vertiginosos como los que estamos viviendo. Las problemáticas día a día

...

El aporte privado en la Responsabilidad Social

La participación de las empresas privadas en la Responsabilidad es uno de los puntos clave para el funcionamiento de

...

Chile es un país de una gran trayectoria en el mundo minero, años y años planificando estrategias y acciones tanto desde el sector privado como de

...

Catamarca es una de las provincias que más ha crecido en términos de exportaciones en nuestro país y esto es muestra de dos aspectos: uno, el

...