La minería argentina genera riquezas y los empleos mejores remunerados

La crisis que azota al mundo está dejando muchas certezas, sembrando el terreno de incertidumbre y, asimismo como efecto usual de las crisis, generando nuevas ideas y acciones. No obstante,

si hay una marca de la crisis en el segmento internacional es el aumento impactante del desempleo.

El prestigioso diario argentino La Nación levantaba de medio internacionales a principio de este año: “En una muestra de los devastadores alcances de la crisis financiera internacional, algunas de las principales compañías multinacionales de Europa y Estados Unidos anunciaron ayer, en total, la eliminación de 85.000 puestos de trabajo para 2009.”

Empresas de la talla de Pfizer, General Motors, ING eran sujetos de la información. De hecho, Philips anunciaba que “eliminará 6000 puestos de trabajo a partir del segundo semestre de 2009 con el objetivo de reducir sus costos en 400 millones de euros al año.”

Podríamos seguir la lista de empresas y de industrias afectadas a lo largo de todo el globo, y lo cierto es que no deja de configurar un presente gris. En Argentina, también sufrimos estos descalabros, y la minería como industria no está exenta de problemas, pero veamos qué pasa con la singular cuestión del empleo en la minería según la mirada de un experto como Manuel Benítez, presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM).

Si bien la crisis afecta, lo cierto es que la minería ha logrado mantener la creación y el mantenimiento del empleo a salvo de los latigazos de la crisis. Las palabras –o mejor dicho las estadísticas- de Benítez a este respecto son contundentes: “En Argentina tenemos que hablar de entre 200.000 y 300.000 personas trabajando en minería entre empleos directos e indirectos, con los mejores salarios del mercado, con las mejores medidas de seguridad que tienen que ver con la actividad industrial, con una capacidad de crecimiento permanente que viene del desarrollo de una actividad en lugares donde si no hay minería, no hay nada”.

Y esto merece ser remarcado, porque como dijimos antes empresas de primer nivel, de consumo masivo y de industrias claves para el modelo de producción han sucumbido al desempleo a muchos de sus equipos de trabajo. Por esto hay que tomar conciencia del esfuerzo que la realiza la industria para mantener y seguir generando trabajo en un contexto tan incierto como complejo. Es harto ostensible que la crisis financiera ha empezado a golpear de lleno en la economía real, pero son más que importantes los intentos por morigerar los efectos de una crisis como ésta.

Generación de riqueza

Siguiendo con el foco puesto en la minería como generación de riqueza, y por ende de empleo, Benítez señalaba que esta industria “es muy importante para la sociedad argentina porque (la inversión) es capital genuino; capital que entra al país y se queda. No es un capital especulativo para nada, porque un proyecto minero tiene una duración de entre 5 a 70 años”. Ejemplo claro de esto, según Benítez es Minera Aguilar, en la provincia de Jujuy, en tanto que ya son más de siete décadas de producción ininterrumpida.

El racconto del titular de la CAEM prosiguió con la referencia a Minera Alumbrera y la inversión real que es base fundamental de la minería: “Minera Alumbrera que comenzó en el año ‘97 y tiene para muchos años más todavía, (es) un proyecto que insumió una inversión real, genuina de u$s 1300 millones que ingresaron al país y que aún hoy siguen generando riqueza para la Argentina”. Si la minería genera riqueza y empleo, como ya destacamos, no es lo único que merece la pena ser realzado, también cabe destacar que su efecto multiplicador es solidario y complementario con otras industrias y actividades económicas. “Nosotros los mineros hablamos claramente del encuentro, del matrimonio de lo que tiene que ver con la minería, que genera capital crítico para adelante y las otras actividades que son la actividad agropecuaria, el turismo, manufacturas. No olvidemos tampoco que la minería genera urbanismo. La minería es la carretera, la luz eléctrica, la educación, la obra pública”, manifestó de manera enfática Benítez.

Aún acosada por el momento actual del mundo, la minería continúa apostando a ganador: “tenemos desarrollo, riqueza geológica, capacidad de nuestros ingenieros y geólogos. Y tenemos también una importante industria de proveedores mineros que se va acrecentando a lo largo y ancho del país (días atrás) se constituyó la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros en Santa Cruz. Pero ya tenemos una (cámara similar) en San Juan y otra en Catamarca”.

El valor agregado que la minería genera es muy importante para la industrialización del país, para la industria de la construcción entre otras. Por este motivo es que resulta fundamental recalcar la solidificación de la minería en un contexto tan agresivo para la economía en general. Un país que viene creciendo de manera sostenido en los últimos años a fuerza de una de sus industrias de vanguardia como la minería, no necesita más que seguir generando valor y empleo para su comunidad.

bannerasociese

NOTAS RECOMENDADAS

Entre tanto ruido urbano y noticias superfluas, todavía es posible destacar casos que inundan nuestra mente de esperanza, ya que se elevan cualitativamente sobre el

...

La III Jornada de Responsabilidad Social Empresaria en UADE sobre “RSE y el Capital Humano” tuvo lugar el pasado viernes 5 de junio y allí se a

...

Es el tema que cada vez, con mayor énfasis, aparece en losenfoques oficiales y en el centro de las preocupaciones del sector.

Siguiendo el curso de

...

La Universidad de Buenos Aires, así como también otras casas de altos estudios, vienen elaborando diferentes y exhaustivos programas de investigación multidisciplinarios sobre energía sustentable

...
Barrick, una de las empresas de vanguardia en minería, no sólo edifica proyectos para expandir sus proyectos, sino al mismo también genera puestos de trabajo. Es...